DESTACAMOS

La apañada de Cofete busca relevo generacional

Fotos: Gerson Díaz.
Mario Ferrer 1 COMENTARIOS 11/08/2017 - 08:00

Dicen los investigadores y prehistoriadores que desde tiempos anteriores a la conquista europea de Canarias, los aborígenes de Fuerteventura organizaban apañadas en la Isla. Aunque con el paso de los siglos las formas han cambiado, la cabra sigue siendo un elemento central para la sociedad majorera y la apañada de Cofete siempre ha sido una de las más singulares, por las espectaculares vistas que ofrece esta zona montañosa y por lo escarpado del risco, que además, suele tener una gran cantidad de ganado.

El pasado 8 de julio, tras ser cancelada la fecha inicial del 1 de julio, se celebró la tradicional apañada de Cofete. La jornada coincidió con otros eventos, como un congreso insular de Coalición Canaria que había generado gran expectación, por lo que se vio considerablemente mermada la asistencia habitual de ganaderos, aunque, paradójicamente, fue una apañada con muy buenas condicionadas climáticas, puesto que el día amaneció con poco viento, temperaturas moderadas y el Pico de la Zarza despejado.

Finalmente, unos treinta ganaderos, muchos de ellos acompañados de la tradicional lata y de perros, bajaron desde las 8.00 de la mañana por diversos barrancos al norte del Pico de la Zarza. Después de varias horas tratando de recoger al mayor número posible de ganado, sobre las 12.30, y con ayuda de algunas decenas más de personas que se acercaron desde la costa, se consiguió meter 250 cabras aproximadamente en la gambuesa de Cofete. Una cifra lejos del millar de cabezas que se ha llegado a alcanzar en años buenos.

A mediados de septiembre se volverá a repetir la apañada en la zona sur del macizo

Las apañadas tienen la función principal de coger y marcar el ganado guanil, las cabras que en estado semisalvaje pastan por barrancos y ganados y crían nuevos baifos, pero también tienen otros objetivos. En las gambuesas se aprovecha para revisar el estado del ganado, ahijar baifos con madres, capar machos cabríos o proveerse de carne. Además, las apañadas tienen una función simbólica y social en el mundo ganadero, y en la gambuesa de Cofete se reunieron aproximadamente un centenar de mayores, hombres, mujeres y niños para comer, saludarse, hacer tratos, contarse historias…

“Esta tradición debe mantenerse, es importante que los jóvenes la conozcan y se animen a acompañarnos”, dice Juan Pérez, Comisionado de Jandía y veterano ganadero que lleva una vida entera descendiendo con la lata por las paredes de Cofete. Los que se animen a seguir su consejo tendrán una nueva oportunidad a mediados del mes de septiembre, cuando está previsto apañar hacia el lado sur del Pico de la Zarza. Para participar solo es necesario contactar con el propio Juan Pérez a través del propio Ayuntamiento de Pájara, y si se acercan desde otras islas, el Comisionado les ayudará a buscar alojamiento y les guiará durante la apañada.

1 Comentarios

Están apañados.....

Añadir nuevo comentario