SOCIEDAD

Carmelo Vega: La esencia del Carnaval

Foto: Felipe de la Cruz.
María José Lahora 2 COMENTARIOS 10/02/2018 - 09:00

Nadie diría viendo su semblante serio y su prestancia que Carmelo Vega sea un amante del carnaval y reconocido carnavalero de Puerto del Rosario, donde forma parte del Consejo de Carnaval. Hasta hace cinco años que se jubiló le gustaba sorprender a sus alumnos de Historia del IES San Diego de Alcalá de Puerto del Rosario presentándose en clase disfrazado de mujer el viernes antes de Carnaval. “Pero al final la sorpresa me la daban ellos porque me recibían disfrazados también”, evoca con una sonrisa.

Carmelo Vega ha visto como ha evolucionado el carnaval desde que en los años sesenta se sintiera tentado por primera vez con un disfraz cuando estudiaba en la Universidad de la Laguna. Aunque originario de Gran Canaria, está asentado en la Isla desde hace cuarenta años en los que ha gozado y hecho disfrutar del carnaval, siempre acompañado de su familia. Recuerda a su mujer, ya fallecida, y de la que dice que era más carnavalera que él. “Fue mi mujer la que me introdujo aún más en el carnaval”.

“El Carnaval te gusta o no te gusta”, enfatiza. Considera que la singularidad de Puerto del Rosario es la “cierta anarquía” que protagoniza la cabalgata y destaca entre las actividades del programa festivo la apoteósica regata de achipencos, así como la carrera de los arretrancos. Artilugios cada vez más creativos e inspirados. Orgulloso, señala que por primera vez la Televisión Canaria retransmitió esta actividad el pasado Carnaval.

Aboga por inculcar esta tradición desde los centros educativos a través de una asignatura. Y le duele comprobar que entre los más jóvenes se está perdiendo la esencia carnavalera: “O no se sabe disfrazar o no se sabe divertir, y al final parece una verbena en lugar de un baile de Carnaval”. Habría que potenciarlo desde los centros escolares y transmitirles esa esencia. “Se están perdiendo estas tradiciones y considero que el carnaval es una parte de la cultura canaria y debería haber una asignatura sobre las tradiciones canarias”, enfatiza.

“La pena es que la gente joven no se está motivando, por eso es importante que se le inculque el gusanillo del carnaval desde la base y más teniendo en cuenta que hoy en día hay muchas más facilidades para potenciarlo”, insiste.

Para Carmelo Vega no resulta difícil elegir un disfraz. “Siempre había algo que criticar” y recuerda por ejemplo como “en plan satírico” realizaron una performance para rememorar la inauguración de las esculturas de Puerto del Rosario o cuando había que criticar el tema sanitario e incluso salir disfrazados de ‘triunfitos’ con el boom del programa Operación Triunfo. “Sigue habiendo carnavaleros que hacen cosas muy curiosas, sobre todo los de más de treinta años de edad”.

Este profesor de historia ya jubilado y conocido personaje del Carnaval de Puerto aboga por recuperar el alma de la fiesta con una asignatura sobre tradiciones

Este año aún no se ha decantado por ningún disfraz. Desde que falleció su mujer no se encuentra tan animado a participar, aunque los nietos le tiran mucho y en la cabalgata asegura que sí que participará. Son muchos años de disfraces y sátiras que reposan en los baúles de su hogar que ahora podrá rescatar para elegir el mejor tipo. Eso sí, este año toca ir bien abrigadito “porque ya no está uno en una edad física para estar con los huesos al aire, la edad mental es otra cosa”, comenta. Un Carnaval donde le gusta ir a pie de cabalgata para observar y que ha visto cómo ha aumentado año tras año. “Eso sí, la cabalgata arranca cuando la gente tenga ganas de echar a caminar, forma parte de nuestra cultura”, señala. Lamenta, sin embargo, que cada vez haya menos murgas, aunque reconoce lo difícil que es afrontar el gasto de participar en las mismas en los tiempos que corren.

Muestra orgulloso imágenes del Carnaval entre las que se encuentra su hijo menor, el que le ha salido más carnavalero de los cuatro, y sus nietos, y repasa con las instantáneas del móvil cómo cada año vuelve a asombrarse de la inventiva y creatividad de los capitalinos para sacar a la calle sus achipencos y arretrancos, entre los que también hay disputas por ver si salen por la mañana o por la noche, porque cuando mejor lucen estos artilugios es cuando se encuentran iluminados, dice. Como cada año, toca ahora abrir los baúles y rebuscar el mejor disfraz para desfilar por las calles de Puerto del Rosario.

2 Comentarios

Una persona ejemplar,me dió clases en el instituto,de los mejores recuerdos de mi juventud, simplemente ejemplar....
Sin duda, completamente de acuerdo con el Sr. Vicente Guerra

Añadir nuevo comentario